​​Cuatro Ciénegas, un paraíso a punto de perderse​.



​ 

En Coahuila existe un ecosistema único en el mundo que no fue descubierto hasta hace unas décadas, cuando el Instituto de Ecología de la UNAM, realizó estudios moleculares y microbiológicos. La Dra. Valeria Souza Saldívar, fue la encargada de llevar a cabo esta investigación y encontró que en ese lugar vivían bacterias similares a las que existieron hace millones de años. 

En la conferencia “Cuatro Ciénegas, un paraíso a punto de perderse", impartida el 11 de septiembre de 2019 por la Dra. Valeria Souza en el Salón de Seminarios Emilio Rosenblueth del Instituto de Ingeniería, se enfatizó en la importancia de este lugar y las medidas necesarias para conservarlo, ya que representa una reserva ecológica que almacena en su interior la memoria de la vida, desde su origen, hasta la evolución de las primeras bacterias.

 “En ese lugar habitaban las criaturas que cambiaron el mundo para siempre", explicó la investigadora de la UNAM, tras realizar un inventario de todos los microorganismos almacenados en las pozas en medio del desierto. Las bacterias estudiadas forman estromatolitos dentro de los manantiales, piezas fundamentales para entender los procesos de fotosíntesis y de oxigenación del planeta, para que sus mares anaranjados se convirtieran en azules y fuera habitable, tal y como lo conocemos hoy en día.

Sin embargo, el tema crucial de la charla fue evidenciar la crisis por la que está pasando esta región coahuilense, ya que perdura la sobreexplotación de los manantiales cercanos a la región de Cuatro Ciénegas y ha provocado que el 90% de las pozas se secaran. El Manantial de la Becerra está en grave peligro de extinción, mientras que las lagunas del Churince desaparecieron completamente, así lo explicó la experta en ecología evolutiva y molecular.

Por último, reflexionó que aún existen muchos misterios científicos por descubrir en Cuatro Ciénegas, pues siguen sin saber por qué se originaron tantas especies en un sitio tan desértico y con tan pocos nutrientes.  De igual forma, recalcó que Cuatro Ciénegas es un modelo excelente para entender a Marte, ya que hace 3 mil millones de años ambos planetas tuvieron un mar somero, pero en este planeta no evolucionó la fotosíntesis, y en la Tierra, gracias a eso, estamos aquí.

Por eso, el equipo de investigación de la Dra. Souza inició un proyecto de concientización para los niños de las regiones aledañas a esta zona, pues considera que ellos son los principales actores sociales que podrán salvar este ecosistema. “Trabajar con los niños que viven en Cuatro Ciénegas a través del arte será para que más adelante se conviertan en parte fundamental para elaborar el inventario total, y entienden que hay que recuperar las áreas de conservación y hacer una agricultura más inteligente", comentó la investigadora.

La Dra. Souza recibió una distinción como nuevo miembro internacional honorario de la Academia Americana de Ciencias y Artes, misma a la que pertenecieron Darwin y Einstein. Este reconocimiento le fue otorgado por la exhaustiva investigación que ha realizado en Cuatro Ciénegas, donde demostró que ahí habita la mayor diversidad de bacterias en el mundo con una antigüedad de más de 3 mil 800 millones de años. ​